Guardo Virtual

Puedes seguirnos en las redes sociales

Sigue nuestras novedades

Recibe en tu correo las últimas noticias. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.

Bosque Atlántico

Ver Geolocalizador Dotaciones Deportivas Turísticas y Culturales en un mapa más grande



Creado por la Escuela Taller del Ayuntamiento de Guardo en la Zona de la Ermita del Cristo


El Ayuntamiento de Guardo, a través del Taller de Empleo, ha creado un Parque Botánico Forestal en las inmediaciones de la Ermita del Cristo del Amparo, que viene a complementar la oferta lúdica que este espacio recreativo tiene para el visitante.  

El Parque Botánico Forestal pretende mostrar una pequeña representación de distintos hábitats ecológicos presentes en nuestro entorno, como son el bosque atlántico, bosque mediterráneo y bosque de ribera. Hay también cabida par las plantas aromáticas y especies objeto de producción forestal.

Para la realización de estas actuaciones se ha perseguido en todo momento el uso de técnicas que conlleven el menor impacto posible sobre el medio, así la cartelería interpretativa que se ha instalado ha sido realizada en madera de forma artesanal por los participantes del Taller de Empleo. En ella se muestra el nombre científico y vulgar de las especies arbóreas y arbustivas existentes así como de las de nueva plantación. 

Ver Robledal en Guardo en un mapa más grande


En la Península se extienden por toda la España de clima atlántico, correspondiendose con la región bioclimática eurosiberiana, que va desde desde Galicia hasta los Pirineos, donde las condiciones climáticas, con precipitaciones abundantes y regulares y temperaturas suaves, generan una vegetación exuberante. Se extiende por el norte de Portugal, Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, noroeste de Navarra, y Pirineos occidentales, expandiéndose en muchos puntos hacia el interior.

Se localiza en zonas con clima húmedo, suavizado por la influencia oceánica, con inviernos templados-fríos y con una estación seca muy poco acentuada.

El bosque atlántico está representado por bosques caducifolios de robles (Quercus petraea) y carballos (Quercus robur), con fresnedas de Fraxinus excelsior y avellanares en los suelos más frescos y profundos de fondo de valle, y con hayedos y abetales en las laderas de las montañas poco elevadas.

El aprovechamiento por el hombre a través de la historia ha transformado muchos de estos bosques en prados, conservando en sus lindes restos de los setos o especies del primitivo bosque. La orla natural está formada por setos y espinares que se instalan en los calveros y partes aclaradas. Están integrados por rosas silvestres, zarzas, endrinos, majuelos y otros arbustos más o menos espinosos; también pueden representar este papel, los piornales y retamares.

Algunas especies representadas en el Jardín Botánico Forestal

Quercus robur/Quercus petraea
Roble común /roble albar
Familia: Fagaceae




Los robles común (Quercus robur L.) y albar (Q. petraea (Matts.) Liebl.) son grandes árboles caducifolios que pueden alcanzar los 30-40 m de altura y llegar a vivir 800 años o más. Son monoicos, anemófilos y predominantemente alógamos.

El roble común o carballo es muy tolerante a las condiciones del suelo y al clima continental, aunque prefiere los suelos fértiles y con agua abundante. Los árboles adultos toleran las inundaciones.

Los robles albares tienen un amplio nicho ecológico, ya que toleran suelos con pH entre 3,5 y 9 y condiciones desde xéricas a húmedas. Es más tolerante a la sequía y a los suelos pobres que los robles comunes; pero es más sensible a la falta de aireación del suelo.

Se encuentran entre las especies caducifolias más importantes en Europa tanto desde el punto de vista económico como ecológico.

Los principales aprovechamientos selvícolas son el monte alto, el monte bajo y con resalveo. Desde comienzos del siglo XIX, los forestales han transformado en monte alto muchos rodales de monte bajo y resalveados.

La madera de roble se ha utilizado tradicionalmente en la construcción de casas, barcos y muebles. En nuestros días, las mejores maderas se utilizan para muebles de calidad, chapas y duelas de barriles.

La madera de menor calidad se utiliza en la construcción de vallas, para vigas de tejados y para trabajos especiales dela construcción. También es un buen combustible.


Presencia de las especies en España


Los robles común (Quercus robur) y albar (Quercus petraea) encuentran el límite suroccidental de su área de distribución natural en el norte de la península Ibérica. La resistencia al frío y la continentalidad del roble común no se reflejan en su distribución en España. Sin embargo, esta distribución puede estar limitada por una gran exigencia hídrica.

El roble albar se comporta como especie montana, presentando una mayor resistencia al frío, menor exigencia de calor estival y menores necesidades hídricas que el roble común.



Quercus pyrenaica
Roble melojo, rebollo
Familia: Fagaceae



Árbol caducifolio de hojas marcescentes de hasta 25 m, de copa amplia, a veces reducido a arbusto. Tronco muchas veces tortuoso con corteza grisaceo-parduzca, gruesa y agrietada. Ramillas jóvenes pardas, luego grisáceas, con tomento de pelos estrellados persistentes; yemas 4-9 mm, densamente tomentosas. Hojas pinnatipartidas, las adultas verde-oscuras, mate y glabrescentes por el haz, y densamente tomentosas, con pelos estrellados de radios largos en el envés, con nervios secundarios sinuosos.

Flores unisexuales, las masculinas en amentos laxos, colgantes, y las femeninas en grupos raciformes de 1 a 4, sentadas o cortamente pedunculadas. Fruto (bellota)con pedúnculo de hasta 4 cm en la madurez, cubierto en su parte basal por una cúpula de escamas imbricadas, ceniciento-pilosas, las inferiores ovadas y las superiores linear-triangulares y más o menos libres.

Florece en abril y mayo; las bellotas maduran en noviembre y diciembre del mismo año.

Presenta un sistema radical muy potente con numerosas raíces superficiales que dan lugar a la formación de matas periféricas tapizantes.

Típica especie de transición entre el bosque atlántico y el mediterráneo. Necesita un ombroclima húmedo, situándose en localidades con una media de precipitación de 600 mm, de los cuales más de 160 mm han de producirse en el periodo vegetativo (en verano).

Requiere suelos ácidos y descalcificados, profundos, ricos en materia orgánica humificados y bien estructurados en sus horizontes. Vive en altitudes superiores a 600 m, llegando hasta los 2000 m en Sierra Nevada y en el N de Marruecos, aunque algunos autores señalan que es especie de llanura en Francia, y en el N ,de España baja hasta los 400 m.


Fagus Sylvática
Haya
Familia: Fagaceae



Árbol que puede sobrepasar los 35 m de altura, con la corteza grisáceo-cenicienta, lisa, incluso hasta edades avanzadas. Ramillas abundantes, zigzagueantes, con yemas fusiformes.

Hojas simples, caedizas, aunque permanecen largo tiempo sobre el árbol antes de desprenderse. Son de ovales a obovadas, de 5-10 cm de longitud y 4-7 cm de anchura, ligeramente oblicuas o cuneadas en la base, con márgenes ondulados, a veces ligeramente denticulados, con pelos sedosos manifiestos al principio de la foliación. Son de color verde claro por ambas caras, con el haz algo más oscuro y lustroso.

Es una planta monoica, con flores masculinas agrupadas en inflorescencias globosas al final de un largo pedúnculo. Las femeninas salen en grupos de una a tres, rara vez cuatro, sobre un pedúnculo corto y erecto, en principio de color amarillento y después pardo-grisáceo, y producen al fecundarse unos frutos con forma de tetraedro, alargados y lustrosos, comestibles (con sabor a pipa de girasol) y en número de 1 a 3, encerrados en una cúpula con picos blandos (no pinchudos) que al madurar se abre en 4 valvas liberando los "hayucos".

El sistema radical es potente con una raíz principal recta, poco profunda y con raíces secundarias muy potentes. Cuando de ja de crecer en altura el haya empieza a desarrollar numerosas raíces secundarias superficiales.

El crecimiento del haya es muy lento, pero es un árbol de gran longevidad. Unos 600-700 años, con algunos individuos monumentales milenarios.

Se usa en jardinería en regiones de clima propicio. Es un buen árbol de sombra para espacios grandes. Posee una madera pesada, dura, blanco-amarillenta, que pasa a rojiza, empleada en tornería, ebanistería y carpintería. Útil, ademas, para procesos de destilación.

Presencia de la especie en España

Prefiere áreas con precipitaciones superiores a los 600 mm, y en muchas zonas recibe más de 1000 mm. En general tiene mas de 200 mm en verano y requiere un ambiente húmedo en la época de actividad vegetativa en la cual tiene un metabolismo intenso, con una transpiración elevada. Resiste bien las heladas en invierno (hasta -25º), pero es sensible a les heladas tardías pues no tiene la facultad de emitir nuevos brotes en la misma estación de crecimiento.

Necesita unas horas al día de irradiación solar. su óptimo se encuentra entre 1000 y 1500 metros, pero desciende hasta unos 500 metros.

Vive mejor en las laderas, cimas o llanos que en los fondos y valles cerrados en los que le afectan las heladas tardías, prefiriendo normalmente la vertiente norte excepto en las cotas mas elevadas.



Pinus nigra
Pino laricio, pino negral
Familia: Pinaceae

Árbol de gran tamaño, que alcanza 40 m de altura. Tronco blanquecino, con la corteza dividida en finas placas, cada vez más agrietadas con la edad.

Hoja perenne en forma de acícula agrupadas dos a dos, de color verde oscuro, y de 8 a 20 centímetros de largo.

Las piñas y cono de polen aparecen de mayo a junio. La piñas maduras son de 5 a 10 centímetros de largo con escamas redondeadas; maduran 18 meses después de la polinización.

Su crecimiento es moderadamente rápido (30-70 cm/año) y tiene generalmente una forma cónica redondeada, llegando a ser irregular con la edad.

Es un árbol muy longevo, llegando alcanzar algunos ejemplares los cerca de 1000 años, como ocurre con algunos pinos salgareños de Puertollano en la Sierra de Quesada, (Jaén), que son los árboles más viejos de España.

Es una especie predominantemente orófila, distribuyéndose en España entre los 800 y los 2000 m de altitud, si bien en otras zonas de su territorio de distribución puede llegar a altitudes próximas al nivel del mar. Tiene ciertos requerimientos hídricos, aunque es capaz de soportar una sequía estival pronunciada. Muy resistente al frío, soportando heladas y nevadas intensas.

Prefiere sustratos calizos, aunque puede aparecer en ocasiones en sustratos silíceos.

Temperamento de media sombra, al menos en las primeras edades, requiriendo posteriormente más luz para crecer.

Presencia de la especie en España

Las principales poblaciones españolas se encuentran en Pirineos y Prepirineo, Cordillera Costera Catalana, Sistema Ibérico (en especial Serranía de Cuenca y Maestrazgo) y cordilleras béticas (Macizo de Segura-Cazorla, Sierra Mágina, Sierra de Baza, Sierra Nevada, Sierra de Los Filabres). También aparece en el Sistema Central (Valle de Iruelas en la Sierra de Gredos occidental), donde recibe el nombre de pino cascalvo. Los datos paleobotánicos señalan la existencia en el pasado de esta especie en zonas de la Cordillera Catábrica. Ha sido muy usado en repoblaciones que han extendido notablemente su área.

Pinus sylvestris
Pino albar, pino de Valsain
Familia: Pinaceae


Árbol bastante elevado que alcanza los 40 m. El porte es inicialmente cónico-piramidal. En su madurez se va deformando y volviendo asimétrico, con menos ramas en la parte más sometida a la sombra. Esta asimetría del porte se acentúa en estaciones duras.

La corteza de joven es de un tono gris y al madurar el árbol, este se desescama y la corteza se vuelve asalmonada, principalmente en la parte superior, donde la corteza se desprende en placas translúcidas y en la base de las ramas.

La copa presenta un color azulado, sobre todo en los árboles jóvenes.

Las hojas de color verde glauco, son aciculas cortas de 3 a 7 cm torcidas helicoidalmente, y agrupadas dos a dos.

Las flores son poco visotsas , pero las masculinas son tan numerosas que, en primavera, el polen llega a caer en forma de "lluvia de azufre".

Las piñas, de 3 a 8 cm de largo y de 2 a 3 cm de ancho, se une a las ramas por un pedúnculo corto. No son totalmente simétricas y las apófisis de las escamas pueden estar más curvadas en la parte externa.

Prefiere lugares con precipitaciones superiores a los 600 mm aunque vive bien en áreas con precipitaciones de hasta 400 mm, si bien una parte las precisa en verano.

Es resistente a heladas, vientos y nevadas, así como a oscilaciones elevadas del ciclo térmico anual, hecho que le permite vivir en los bosques de Siberia con oscilaciones de hasta 70º.

Los pinares de pino silvestre españoles se encuentran normalmente entre los 1.000 y 2.000 m con el óptimo en los 1.500 m. En los alrededores de Guardo, en la vecina localidad de Velilla del Río Carrión, existe un impresionante pinar autóctono.

La madera es en general de buena calidad, con troncos rectos y poco nudosos, propiedades que han conseguido que sea uno de los pinos mas apreciados.

Por su calidad se ha utilizado en construcción, ebanistería y carpintería, para muebles de calidad y para mástiles de barcos.

Los restos y los pies de peor calidad pueden emplearse para leña y/o combustible con buen resultado, siendo la mejor de las pináceas ibéricas para este uso. 


Ilex aquifolium
Acebo
Familia: Aquifoliaceae


Árbol o arbusto dioico siempreverde, de hasta 20 m de altura, aunque generalmente no sobrepasa los 5-8 m e incluso no pasa de porte arbustivo.

Copa cónica, de forma espiral y con ramas ascendentes en los árboles jóvenes, con el tiempo se vuelve densa e irregular.

Hojas alternas, coriáceas y dentadas en el borde a modo de espinas, ovales u oblongas, de 6-8 cm de longitud y 3-4 cm de anchura. Ápice con espina aguda. Pecíolo grueso, aplanado, de 1 cm de longitud. Totalmente lampiñas, con el haz de color verde brillante oscuro.

Requiere de ambientes húmedos y umbríos, se cría en el interior de los bosques o en las laderas de umbría, tajos y hoces de montaña. Asciende hasta más allá de los 2000 metros y siempre en suelos frescos y sueltos, preferentemente silíceos.

Planta muy resistente al frío. Se multiplica normalmente por esquejes de madera semidura. No es exigente en cuanto al tipo de suelos y tolera su cultivo a pleno sol o a media sombra. Puede encontrarse entre bosques de robles o pinos. Su crecimiento es muy lento y puede vivir más de cien años.

La madera es muy estimada en tornería, ebanistería y marquetería. Sus hojas tienen propiedades diuréticas.
El acebo tiene desde antiguo un gran uso en jardinería por su especial belleza en las hojas y frutos, además de ser un excelente seto ya que tolera bien la poda, por lo que existen gran cantidad de variedades. Se ha usado tradicionalmente como adorno navideño, ya que suele tener frutos en esa época, lo que le ha acarreado no pocos daños a la especie, hasta el punto de estar en peligro de extinción en algunas zonas, por lo que hoy es una especie protegida en varios países europeos.

Taxus baccata
Tejo
Familia: Taxaceae




Puede crecer hasta 10-20 m. Tiene un tronco marrón grueso que puede llegar a los 4 m de diámetro.

Su crecimiento es lento y con una longevidad de hasta 4000 años.

Las hojas miden 1-4 cm de largo por 2-3 mm de ancho y se agrupan en espiral sobre el pedúnculo. Son lanceoladas, delgadas y de tono verde oscuro.

Toda la planta es venenosa excepto el arilo que recubre el fruto. Esto ha provocado que en algunos lugares haya sido eliminado por los pastores por su toxicidad para el ganado.

Es una planta dioica. Cada fruto contiene una única semilla de 4-7 mm de larga cubierta por una estructura roja que le da forma de baya. La maduración se produce a los 6-9 meses después de la polinización y los pájaros, al comer las bayas las van dispersando.

Crece en ambientes húmedos y frescos, en las umbrías de las zonas montañosas, a partir de los 800 m. Su hábitat son bosques mixtos, barrancos, laderas y escarpes rocosos, siendo indiferente al sustrato. La lentitud de su desarrollo y germinación lo convierten en una especie poco competitiva que va quedando relegada a enclaves donde la topografía le favorece.

Actualmente en España, el tejo suele encontrarse como árbol aislado, en mezcla con otras especies, formando a veces pequeños rodales. el mayor número de ejemplares se halla en los sistemas montañosos septentrionales, como el bosque de tejos de la sierra del Sueve en Asturias o la Braña de los Tejos en Liébana (Cantabria). Una de las más espectaculares tejedas es la del Valle de Tosande, en la comarca de Cervera de Pisuerga, que forma un rodal de imponentes ejemplares, muchos de ellos monumentales.

Una de las causas de regresión de la especie en el medio natural han sido las talas para el aprovechamiento de su madera, pero también por la lentitud de su crecimiento y la limitada germinación de sus semillas, se ha visto dominado por otras especies. Por esta razón, en muchas partes de Europa, los tejos antiguos individuales son considerados monumentos de la naturaleza como restos de antiguos bosques y, por lo tanto, protegidos y conservados.

Es muy utilizado en jardineria. La madera del tejo común se emplea para la fabricación de distintos tipos de muebles y, excepto los arilos, todas las partes del árbol contienen una sustancia tóxica llamada taxina que se emplea en tratamientos de quimioterapia.